Para comenzar este reto debemos entender que una marca personal no es más que la manera en que te perciben el resto de personas gracias a cada acción que llevas a cabo, comunicas y transmites a diario tanto en el entorno digital como físico.

También conocida como Personal Branding es un concepto que radica en considerarse a uno mismo como una marca comercial, con el objetivo de diferenciarse y conseguir un mayor éxito profesional.

Se construye día a día mostrando quién eres y lo que te gusta hacer. Potenciando aquellos atributos que te hacen único y que te permiten destacarte como referente en tu sector profesional.

En definitiva, el personal branding se trata de: Gestionar y proyectar la imagen que más quieras destacar en el sector de tu interés. Para ello resulta imprescindible analizar qué es lo que queremos transmitir y el modo en que lo hacemos.

Construir, potenciar y controlar tu propia marca personal te permitirá generar nuevas oportunidades de trabajo, y reconocimiento público dentro del sector que elijas potenciarte.

¿Cómo hacerlo? Aquí te dejamos el primer ejercicio de este reto.

Ejercicio 1: Encuentra tu Propósito de vida:

Un propósito es la intención o el ánimo por el que se realiza o se deja de realizar una acción. Se trata del objetivo que se pretende alcanzar.

Cuando hablamos de “Propósito de tu marca” se hace referencia a la razón de ser de la marca, a la razón de sus actividades. Se basa en sus valores y en la mejora que puede ofrecer a la sociedad. Responde a la pregunta existencial “Por qué” existe como marca.

Para encontrar el propósito de tu marca hay varias técnicas como la pirámide de maslow que se enfoca en suplir las necesidades del mercado, o el círculo dorado de Simon Sinek que se enfoca en definir ¿Por qué lo hacen?, o también la Filosofía japonesa conocida como IKIGAI.

El IKIGAI traducido al español significa “Propósito de vida” o “Razón de ser”, es la fuerza que te motiva a despertar cada mañana feliz. Es también conocido como el secreto de los japoneses para tener una vida feliz y longeva.

El IKIGAI consta de 4 áreas que al combinarlas entre si encontrarás el propósito de tu marca.

Nivel 1: se centra en identificar:

  • Lo que Amo hacer: se refiere a las cosas que disfrutas hacer y que te llenan de vida.
  • Lo que el mundo necesita: refiere al valor que le das a tu comunidad, (país, familia, vecinos), la ayuda que brindas, espiritual, de conocimiento, o material.
  • Por lo que te pueden pagar: se refiere a ese talento, habilidades o fortaleza que tienes por la que te pagan o pueden pagarte.
  • Lo que eres bueno haciendo: se refiere a tus talentos y habilidades innatas o lo que puedes aprender a hacer bien. Los dones que te hacen marcar la diferencia.

Nivel 2: se centra en encontrar tu Misión, Vocación, Profesión y Pasión.

Una vez identificadas las respuestas de las 4 áreas principales debemos fijarnos en la gráfica, como existen intercepciones entre la unión de dos círculos a lo que llamaré segundo nivel y se entiende de la siguiente manera.

  • La intersección entre “Lo que amo” y “Lo que el mundo necesita” sería tu Misión.
  • La intersección entre “Lo que el mundo necesita” y “Por lo que me pagan” sería tu Vocación.
  • La intersección entre “Por lo que me pagan” y “En lo que soy bueno” sería tu Profesión.
  • La intersección entre “En lo que soy bueno” y “Lo que amo” sería tu Pasión.

Nivel 3: se centra en identificar las carencias que supone la intersección de 3 círculos contiguos

  • La intersección entre: “Lo que Amo”, “Lo que el Mundo necesita” y “Aquello en lo que soy bueno” nos da plenitud, goce y sentido de realización, pero sin riquezas, por lo que no ganamos dinero para vivir.
  • La intersección entre: “Lo que Amo”, “Lo que el Mundo necesita” y “Aquello por lo que me pagan”, nos da emoción, entusiasmo y complacencia, pero nos deja un vacío de incertidumbre, porque puedes no ser del todo bueno o no aprendes a ser bueno en otras cosas.
  • La intersección entre “Aquello en lo que soy bueno”, “Lo que el Mundo necesita” y “Aquello por lo que me pagan”, nos da comodidad, pero nos sentimos vacíos porque no hacemos algo que amamos.
  • La intersección entre: “Lo que Amas” “Aquello en lo que soy bueno”, y “Aquello por lo que me pagan”, nos genera satisfacción, pero en el fondo nos sentimos inútilesporque no aportamos nada a la sociedad, a lo que necesita el mundo.

Nivel 4: tu IKIGAI, el mismo núcleo donde se interceptan todos los círculos.

  • Algo que ames, que aporte un valor a tu comunidad, que puedas cobrar por ello y que además seas buena o puedas llegar a ser buena, ese es tu IKIGAI.

Nota: El ejercicio completo podrás encontrarlo AQUÍ

Si quieres comenzar con algo más sencillo puedes solamente identificar cuales son tus habilidades y experiencias. De ahí tendrías la base para el primer nivel del IKIGAI:

HabilidadesExperiencias
  
  
  
  

Para cerrar el primer día del reto, debes centrarte en encontrar lo que es a priori tu Propósito de vida. Quizás ahora no logres el resultado completo, ya que es un ejercicio de introspección, pero si puedes identificar las principales variables.

Es válido también apoyarte de amigos, entendemos que a veces se torna complejo el ejercicio de autorreconocimiento, aunque conocerte sea de las mayores fortalezas para comenzar fortalecer tu Marca Personal. Puedes descargar la lección de este primer día AQUI

Que bien, has llegado al final del primer día, te recomendamos descargar esta imagen y compartirla en tus historias. Recuerda mencionarnos @lym_social en Instagram y @lymsocial en Facebook, usa también el #retoLYM para compartirte en nuestras historias.

Historia del Día 1 para tus redes sociales

Newsletter

Suscríbete para estar al tanto de todas nuestras actualizaciones

Su registro se ha realizado con éxito

×

¡Bienvenid@!

¿En qué podemos ayudarte?. También puedes envíarnos un mensaje a contact@lymsocial.com

× ¿Podemos ayudarte?