Durante el #RetoLyM hablamos, mayormente, con figuras públicas. Gente abocada a impactar en sus semejantes y por tanto, con posibilidades de ejercer como influencers. Hablamos de marketing de influencers y de cómo sus esencias se asocian a la necesidad de humanizar y acercar las marcas a los públicos.

Se sabe que las personas se conectan más con personajes con los que pueden relacionarse y en ello, el proptagonismo y poder de persuasión (influencia) es un eslabón fundamental.

Los influencers son, también, una vía expedita para conquistar nuevos nichos de mercado, con la garantía intrínseca de correr la voz a través de un emisor que cuando menos, inspira. Y ya sabemos que en estos tiempos la confianza es vital a la hora de tomar la decisión de cruzar la línea de conversión.

Aunque más del 90% de los publicistas que usan estrategias con influencers creen que son efectivas, no todo es color de rosas. Lee Scarratt, de Entrepreneur, apunta que investigaciones recientes dan cuenta de que cerca del 25% de los influencers han manipulado sus números de engagement, inflándolos, lo cual nos sitúa ante un reto: estudiar a fondo un candidato antes de concertar una campaña con él.

Las marcas y los artífices de sus estrategias de marketing están convocados al análisis constante, aunque la realidad (sobre todo la nuestra) muestra cierto desenfreno por contratar al que mayor cantidad de seguidores posea. Error muy común, porque el tamaño de la comunidad no es, ni debe ser, factor determinante en la toma de este tipo de decisiones.

Una campaña de éxito es aquella que te lleva a convertir, de ahí que el mayor desafío para trabajar con influencers es identificar a la persona adecuada para la marca. Hay que estar claros si: ¿Son relevantes?, ¿Sus seguidores responden al contenido que comparten? o ¿Están realmente comprometidos con sus seguidores?

Para ello se recomienda:

  • Estudiar el comportamiento/ Los influencers reales tienen poder sobre su comunidad y generan interacción real (no emojies o comentarios genéricos como «Love it», «Increíble» o «Fantástico»)
  • Pedir sus estadísticas/Descubre su audiencia y sabrás qué esperar.
  • Delimitar tus objetivos/ Hay tendencia a aprovechar los llamados micro influencers porque menos también es más.

En tanto, si eres influencer, o pretendes serlo, se honesto en primer lugar, potencia el mensaje y trabaja sobre una estrategia que te lleve a incentivar el compromiso (engagement). Educa a tu público, mantén tu status y potencia tú poder.

Acá nos vamos a alfabetizar si o si, y el reto aplica para todos (influencers, marcas y marketeros) por igual.

Newsletter

Suscríbete para estar al tanto de todas nuestras actualizaciones

Su registro se ha realizado con éxito

×

¡Bienvenid@!

¿En qué podemos ayudarte?. También puedes envíarnos un mensaje a contact@lymsocial.com

× ¿Podemos ayudarte?