Las redes sociales, las plataformas en sí, están entre los grandes protagonistas de estos Juegos Olímpicos. Y es que la ausencia de público en las instalaciones debido a la pandemia ha hecho de esos espacios el epicentro del escenario comunicativo.

Atletas, marcas, medios de comunicación, organizaciones deportivas, comité organizador y público en general se las han ingeniado para coexistir generando una experiencia única para todos.

Cuba, aunque un tanto más alejada de estas dinámicas por los demonios propios de nuestra existencia digital, también ha sido parte.

Primeros, aunque tímidos, pasos

El reto estaba planteado, aunque la ausencia de espectadores siempre otorgó ventajas a los que pudieron estar allí. No obstante, Cuba asumía sus primeros juegos olímpicos en la “era de internet” y por ende no se iban a vivir igual.

La prensa se enfrentó al desafío de reportar “en caliente” usando además de los medios tradicionales, las plataformas sociales con destaque para Facebook y Twitter donde se reunían los cubanos, ávidos de polemizar y conocer otros detalles del desempeño de sus compatriotas.

Buena parte de los enviados especiales reportó cuestiones elementales con inmediatez, y vimos las declaraciones de los atletas tras sus actuaciones en videos modo aficionados y hasta en directo.

También pudimos apreciar al periodista Joel García con una amplia cobertura en su página de Facebook. Con una mezcla de articulación del contenido y aprovechamiento del momento logró traernos, historias vividas por los reporteros, declaraciones de los deportistas, momentos especiales en vivo, y resúmenes diarios y más.

Y nos regalaron alguna que otra interioridad de esas que siempre se agradecen, como fue el caso del tras cámaras de la narración de Renier González para la medalla de oro de la canoa biplaza cubana.

Desde aquí, los medios se comportaron en el entorno de su tradicional modo de actuación. La prensa dio una repercusión por lo general leve a las noticias que llegaban. Los intentos de mayor alcance salieron de marcas personales establecidas como la del narrador Reynier Batista o Hernández Luján.

Entre los novedosos apuntes aparecen los de Rogmary García, periodista de Cubavisión Internacional, que día tras día compiló emociones desde la red en un reporte habitual en el Canal Olímpico 1 y la emisión en directo a través de youtube de los análisis diarios del programa Panorama Deportivo de Radio Rebelde.

El “mejor” resumen del día

No se puede negar que el esfuerzo de los medios de comunicación fue mayúsculo. La prueba es que, al margen de ciertas insatisfacciones por la parrilla propuesta, la Radio y la Televisión Cubana sumó más horas de transmisión que buena parte de los países del universo. En tanto la prensa y los portales digitales encabezados por Cubadebate proveían de un seguimiento minuto a minuto de los acontecimientos olímpicos de Cuba y el resto del mundo.

Sin embargo, el mejor resumen del día se publicaba en Facebook fruto del ingenio del periodista Feliz Anazco Ramos. El reportero del periódico Adelante de Camagüey cada día se gastaba historias como estas.

Por otro lado el medio digital Deporcuba hizo su habitual seguimiento al acontecer deportivo en la disciplina del atletismo, con mayor presencia en Facebook e Instagram ofreciendo datos interesantes sobre el accionar en el Deporte Rey.

Los atletas, del júbilo hasta el mea culpa

Cierto es que los mayores animadores de esta justa por nuestra tierra no son habituales de las redes sociales. Mijain López, Idalis Ortiz, Julio César la Cruz, Fernando Dayan Jorge, Luis Alberto Orta o Andy Cruz no son los más activos pero en la delegación cubana no faltaron los atletas que compartieron sus experiencias  y hasta explicaron interioridades de las actuaciones ofrecidas.

Tal fue el caso del luchador del estilo libre Alejandro “Calabaza” Valdés cuya derrota en su primera presentación olímpica dejó una estela de reacciones, contó horas más tarde:

“Queridos aficionados, he representado a mi país desde hace varios años, nunca he estado más herido que hoy.
… He amado a este deporte, lo estoy amando y lo amaré por toda mi vida, Nadie quiere lucir mal en la mayor fiesta deportiva del planeta, de manera que asumo las críticas de los aficionados, sin más excusas.”

Alejandro “Calabaza” Valdés

También Maykel Massó, sorprendente medallista de bronce en el salto de longitud, tampoco se guardó sus emociones y tras la ceremonia de premiación donde subió al podio junto a su compañero de equipo Juan Miguel Echevarría ganador de la presea de plata escribió:

“.Un sueño hecho realidad levantar alzar la bandera más hermosa del mundo  en un evento como este🙏🏿✨estoy muy orgulloso de donde soy y de donde vengo de «CUBITA LA BELLA «🙏🏿✨ -.

Maykel Massó,

Y Leuris Pupo, un hombre histórico en el olimpismo de esta tierra que también ha hecho su historia:

Uno de los “momentos” nuestros de estos juegos olímpicos se construyó en redes

Al margen del histórico cuarto título de Mijain López, disfrutado con éxtasis a lo largo y ancho de esta isla, hubo un acontecimiento que sonó en “do mayor” gracias al empuje de las plataformas sociales.

La pelea de boxeo en los cuartos de final de la división de los 91kg entre los cubanos Julio la Cruz y Enmanuel Reyes Pla, quien representaba a España

Reyes Pla había atizado la prensa diciendo que solo se marcharía de Tokio con la medalla de oro, y que “arrancaría todas las cabezas” que se interpusieran en su camino.

Senda que lo sitúo ante el capitán de la escuadra boxística de Cuba, quien por demás se ha caracterizado por tener muchos fieles y otros tantos detractores debido a su peculiar estilo de desempeño sobre el ring. La situación, avivada por una prensa española que tiene distinción superior a la hora de marcar tendencias, generó las mayores reacciones en las redes, convirtiendo el match en un verdadero acontecimiento social.

La victoria del cubano La Cruz no fue el fin, sino el inicio de otro capítulo de repercusiones, aunque menos comentadas. Esta vez, el mayor protagonismo lo asumieron los medios, como As, Marca y Mundo Deportivo amplificando las acusaciones sobre una supuesta injusticia arbitral contra el púgil que vistió los colores de la nación ibérica.

La eterna complicidad de los espectadores

La gente siempre será un eslabón fundamental en las victorias o derrotas. El espectador es parte importante del espectáculo y los cubanos, amantes de todos los deportes, coexisten en ese vínculo indisoluble,

Cada cubano se mezcló con los suyos. Aplaudió y juzgó con mayor o menor criterio, pero nunca se desentendió de las acciones. Estuvieron, estuvimos ahí, para acompañar cada paso.

Los Juegos Olímpicos de Tokio serán recordados como el supremo éxito de la voluntad de un Comité Organizador que no se quebrantó ante la cruda realidad de una pandemia incontrolable y las presiones locales y globales para su suspensión. Unos Juegos que solo fueron posible desde sus propias restricciones pero que, a su vez, dieron riendas sueltas a la tecnología y las maravillas que esta propicia cuando se pone en función de una obra de bien.

El Comité Olímpico Internacional hizo alardes de creatividad y poder, dejando hitos indiscutibles. Por un lado, se erigió como un bastión en la protección de los derechos de autor, y aun hoy, son pocas las imágenes que sobreviven al férreo bloqueo por esta cuestión, desde YouTube hasta Instagram. Un despliegue que dejó sin cuenta por unas horas a la triple medallista de oro Elaine Thompson – Hera a quien le fue revocado su acceso de su perfil en Instagram por compartir imágenes de sus carreras.

Y por el otro ofreció la ingeniosa posibilidad de propiciar momentos únicos gracias al Momento del Atleta (Athlete Moment ). Una manera para que los atletas celebraran con sus seres queridos esos momentos olímpicos más preciados y sus experiencias únicas en la vida. Un abrazo virtual que llegará a todo el mundo.

Quizás te interese leer: 5 formas de monetizar tu marca usando tus redes sociales desde Cuba.

Newsletter

Suscríbete para estar al tanto de todas nuestras actualizaciones

Su registro se ha realizado con éxito

×

¡Bienvenid@!

¿En qué podemos ayudarte?. También puedes envíarnos un mensaje a contact@lymsocial.com

× ¿Podemos ayudarte?